6 Claves para disfrutar del pan fresco, como el primer día

6 Claves para disfrutar del pan fresco, como el primer día

1. La calidad sí importa

La selección del pan es clave. Un pan de calidad siempre durará más y esto a la larga sale mejor para el bolsillo; un pan de poca calidad muchas veces acabamos tirándolo, porque al día siguiente ya está duro y no nos vale.

2. La paciencia es una virtud

Si el pan que compraste está recién hecho, debes esperar a que enfríe al aire, antes de guardarlo, ya que el calor lo humedece y hace que el pan luego esté correoso.

3. Servir lo justo y necesario

Siempre es preferible ir cortando el pan según lo que vayas consumiendo, ya que las rebanadas de pan se secan mucho más rápido.

4. La bolsa de tela de la abuela

Las abuelas casi siempre tienen los mejores trucos y la bolsa de tela para el pan, de toda la vida, es uno de ellos, ya que permite que el pan respire y que conserve su humedad. Las bolsas de papel, las cajas de madera y las paneras, también son excelentes opciones.

5. Al congelador y listo

La opción más rápida es congelarlo. Siempre debe ser en una bolsa para congelar bien cerrada o en papel aluminio. A la hora de descongelarlo, lo ideal es dejarlo al aire, pero si tienes mucha prisa, puedes calentarlo unos segundos en el microondas envuelto en papel de cocina, aunque no es lo mejor a la hora de conservar la textura original del pan.

6. El plan B

Si todo nos falla y el pan ya se nos ha quedado duro, tenemos 2 opciones:

  • Humedecer un poco la corteza y hornerlo máximo 10 min a 70oC
  • Tostarlo en rebanadas y comerlo como tostadas

Tags:


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies